Se ha visto que el cáncer se manifiesta en muchas personas que tienen antecedentes hereditarios; sin embargo, algunos artículos, médicos y especialistas nos indican que aun cuando tengan el gen, muchos no lo desarrollan.

Una alimentación balanceada ayuda a prevenir enfermedades, y el ingerir determinados alimentos y evitar otros ayudan disminuir los riesgos de padecer cáncer. Se ha mencionado que al consumir en exceso embutidos y alimentos procesados han influido en que aumenten el número de pacientes diagnosticados con cáncer, y que el incremento en el consumo de frutas y verduras en mayor grado, así como de cereales y leguminosas, ayuda a reducir la aparición del cáncer y otras enfermedades.

Por eso, nuestro consejo es llevar una vida sana, alimentarse balanceadamente evitando alimentos procesados e incrementando el ejercicio diario para evitar problemas en la salud.